Por Víctor Sánchez Baños

 

La mayoría de los legisladores necesitan un curso intensivo de economía para proponer leyes que sean reales y de acorde a las necesidades del país. La actividad legislativa no implica legislar con “puntadas”.

Benjamín Robles, un experimentado legislador del PT, que en otras ocasiones ha hablado con conocimiento en temas económicos, ahora propuso cambios a la Ley del Banco de México, para que el gobierno las use para el desarrollo del país y apoyo a los pobres.

Esto suena magnífico. Sin embargo, los 173 mil millones de dólares que tiene BANXICO en reservas internacionales no son propiedad del gobierno. Se trata de un mecanismo para comprar y vender o para cambiar divisas a quienes inviertan o quieran sacar su dinero del país para comprar bienes, insumos y servicios en el extranjero.

Es algo así como una cámara de compensación donde, si quieres viajar, puedes comprar divisas o cuando regresas o visitas al país los cambias a pesos. Los dólares los tendría que cambiar Banxico para usarlos en el país, ya que la moneda corriente es el Peso, no el Dólar.

Tampoco se puede usar ese dinero para el uso discrecional de un gobierno. Por eso está bajo la autonomía y responsabilidad de Banxico, mismo que tiene como obligación el controlar la inflación (mediante el control del dinero en circulación) así como controlar la paridad cambiaria para evitar vaivenes que puedan hundir a la economía. Esas propuestas, como la de Benjamín, simplemente provocaría un caos económico que destrozaría la economía del país y, fundamentalmente, de los más pobres.

Afortunadamente, Carlos Urzúa, secretario de Hacienda, propuesto por Andrés Manuel López Obrador, aclaró que eso no ocurrirá y, ¡punto!

poderydinero.mx

vsb@poderydinero.mx

@vsanchezbanos

LEAVE A REPLY