Por Víctor Sánchez Baños

La presencia de plagas en cultivos, alimentos procesados y preparados, productos y espacios públicos, así como la contaminación y merma que éstas generan tienen un impacto en la población y, por añadidura, en las marcas, las cuales ven dañada su reputación, muchas veces, de manera irreversible. El impacto económico al no establecer las medidas adecuadas para mitigar los riesgos de inocuidad se estima en mil 100 millones de dólares.

Se estima que el 28% de los casos de crisis de reputación alcanza una dimensión internacional durante la primera hora y se propaga en un 69% en apenas 24 horas. Si las multas y reclamaciones tienen un costo millonario para las empresas, las afectaciones a la reputación de una marca son incalculables.

Eso es medible, de acuerdo con Hugo Fragoso Sánchez, Director General de Inocuidad Agroalimentaria, Acuícola y Pesquera del Servicio Nacional de Sanidad e Inocuidad y Calidad Agroalimentaria, quien estimó que cada año en México mueren 16 mil personas debido a enfermedades transmitidas por alimentos.

Agregó que cada año el país enfrenta un promedio de 160 alertas de inocuidad por productos frescos exportados que implican cierres de mercados.

Sin embargo, el público consumidor recibe poca o nula información al respecto, por lo que queda vulnerable ante esos patógenos que dañan su salud. Urgen medidas gubernamentales y legislativas para proteger a la comunidad.

poderydinero.mx

vsb@poderydinero.mx

@vsanchezbanos

LEAVE A REPLY