Algunos estudios realizados por el Banco de México, establecen que un mexicano que gana escasamente el salario mínimo, difícilmente puede pagar el transporte para llevarlo a su trabajo.

En la Ciudad de México, a diferencia de la mayoría de las ciudades del resto del país, el transporte es relativamente barato. Sin embargo, no lo suficiente para no sacrificar alimento, vivienda y esparcimiento.

Un habitante de la Ciudad de México gana alrededor de 3 mil pesos mensuales. Gasta al día alrededor de 40 pesos diarios en transportarse a su trabajo, si se encuentra cerca de su centro de labores. Esto representa 1,200 pesos mensuales si quiere salir los fines de semana para pasear por la misma ciudad.

En cambio, en el reto del país, el promedio de gasto en ese rubro es de 65 pesos diarios, lo que representan 1,950 pesos mensuales. Esto es simplemente cuando menos una tercera parte de su jornada. Imposible ahorrar. Imposible vestir mejor, acudir a algún museo o espectáculo público. Es imposible vivir, en toda la extensión de la palabra.

Por ello, el Gobierno, como el actual que se dice socialista, debe enfocarse en proporcionar servicio de transporte digno, limpio y eficiente a los mexicanos que trabajan. Ahí deben ir los impuestos; en mejorar la vida del Pueblo.

Poderydinero.mx

vsb@poderydinero.mx

@vsanchezbanos

LEAVE A REPLY