Por Víctor Sánchez Baños

Dos días al año, en México, las mujeres son reinas por un día. El Día Internacional de la mujer, cuando toman las calles y los medios para expresar la discriminación, violencia, menosprecio, marginación y desigualdad laboral, así como el Día de las Madres.

Sin embargo, el resto del año se mantienen las condiciones de desigualdad para un alto porcentaje de mujeres en México y el mundo.

Hace unos días, se conmemoró, no se festejó, el Día Internacional de la Mujer. No puede festejarse un día en el cual aún se mantienen diferencias en trabajo igual pero con salario desigual por ser mujer.

Las diferencias laborales entre hombres y mujeres persisten. De acuerdo a la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo, del INEGI, el ingreso promedio por hora trabajada en pesos fue de 35.30 para las mujeres, menor a la de los hombres que fue de 35.65 pesos por hora trabajada. La tasa de desocupación es de 3.55%, cifra superior a la nacional que al cierre de 2017 fue de 3.35% y también superior a la de los hombres que se situó en 3.22%.

La verdadera celebración es generar condiciones de trabajo que logren cerrar la brecha de género que existe en la actualidad y reafirmó su compromiso para generar los entornos que permitan un ambiente laboral de equidad entre hombres y mujeres, por ejemplo emplear a las personas por su capacidad y no por género; salarios iguales a trabajo igual; y un freno a la violencia que se da en los centros laborales. Eso nos dignifica como seres humanos.

 

poderydinero.mx

vsb@poderydinero.mx

@vsanchezbanos

LEAVE A REPLY