#EjércitoALosCuarteles #MilitarizaciónSeguridad #GuardiaNacional #Inseguridad #AlfonsoDurazo #CrisisDeSeguridad #AumentaCrimen #seguroPopular #AMLO #INE #LorenzoCórdova #Ford

 

Las personas felices no tienen historia
–  Sinone De Beauvoir, 1908-1986; novelista e intelectual francesa

 

Por Víctor Sánchez Baños

 

Alfonso Durazo, secretario de Seguridad, puso el dedo en la herida. Sabe las debilidades de gobernadores y presidentes municipales para enfrentar la criminalidad en sus regiones y ante la oposición de la Guardia Nacional, que estará militarizada, amenaza con regresar al Ejército y Marina a sus cuarteles.

Esto no pasaría de ser únicamente una amenaza anecdótica si no se toma en cuenta lo que está pasando en el país en estos momentos.

A la llegada del presidente Andrés Manuel López Obrador, el número de asesinatos se incrementó notablemente. Y, no se trata de una mala nota o una amenaza abierta del crimen organizado, sino que se mantiene la tendencia que viene desde las administraciones de Vicente Fox, Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto.

Las herramientas para defender a la sociedad de los criminales no se han dado pese a esfuerzos de legisladores, autoridades civiles y castrenses, así como de la sociedad. Simplemente, el crimen sigue rebasando sus propias estadísticas.

No pretendo con ello, exonerar de responsabilidad al gobierno de AMLO, pero hay que reconocer que en menos de un mes en el poder difícilmente es posible poner de acuerdo a todos los sectores sociales. No se trata de consensos, sino de acciones de gobierno que estén encaminadas a recuperar el control de la seguridad que ha sido filtrada por los criminales.

A todo ello, debemos agregar que en la lucha contra el crimen organizado a gobiernos locales les fue cómodo el pedir ayuda al Ejército o la Armada y descansar en ellos la responsabilidad. Hoy, las cosas deben cambiar. Que gobernadores y alcaldes se responsabilicen de cada una de las tareas de seguridad. No puede pasarse por alto que ellos son los responsables de la inteligencia delictiva local y deben coordinarse con las autoridades federales. Claro, sin dejar de estar responsabilizados de los delitos del fuero común.

Devolver a la tropa a los cuarteles es simplemente abandonar a su suerte a la sociedad y dejarla en manos de políticas incompetentes, filtrados por el crimen y vulnerables. Alfonso Durazo, sabe hasta dónde llegar en la lucha contra el crimen organizado; a los gobernadores y alcaldes les corresponde atacar a los delincuentes comunes.

PODEROSOS CABALLEROS: Ante el anuncio de la eliminación del Seguro Popular, del que Andrés Manuel López Obrador se ha expresado en términos de que “no tiene nada de seguro y menos de popular”, se prevén cambios considerables en materia de salud para la presente administración. López Obrador ha desestimado en más de una ocasión este servicio que atiende alrededor de 50 millones de personas que no cuentan con otro tipo de seguridad social. Este fue un proyecto que inició Vicente Fox en su sexenio (2000-2006) y que Felipe Calderón aceleró. En la administración anterior se avanzó en torno a la atención a enfermedades graves. En la actualidad atiende más de mil 800 padecimientos. Es decir, aunque es un sistema con evidentes áreas de oportunidad, las bases para resolver parte de los problemas en materia de salud que se presentan en nuestro ahí están.   A pesar de lo anterior, el Presidente tiene otros planes, que incluyen la federalización del sistema de salud, es decir, el gobierno se hará cargo de todo el sistema que hoy le corresponde a los estados. El proyecto suena muy ambicioso, aunque no hay que olvidar las condiciones en las que operan en la mayoría de las veces el IMSS y el ISSSTE, cuya capacidad ha sido rebasada desde hace tiempo. En el Proyecto de Presupuesto 2019, dado a conocer por el Secretario de Hacienda, Carlos Urzúa, al sector salud se pretenden asignarle 123 mil 209 millones de pesos, que parecen insuficientes para desarrollar este proyecto, tomando en cuenta que en 2018 se le asignaron 121 mil 934 millones de pesos. *** El Instituto Nacional Electoral, que preside Lorenzo Córdova, mantiene sus niveles de gastos. Su despilfarro abarca a niveles de insulto. En periodos donde no hay elecciones mantienen un pesado aparato burocrático que nos cuesta más de 20 mil millones de pesos anuales, aunado a los institutos electorales locales. El INE sólo es útil en periodos de elecciones. El resto del tiempo es sólo para administrar los recursos que se destinan a los partidos políticos. Los partidos políticos no son democracia; democracia es el equilibrio de las fuerzas de mayoría y minoría.

RESPONSABILIDAD SOCIAL CORPORATIVA: Ford alrededor del mundo reunió durante el año a miles de empleados con el fin de construir comunidades más fuertes y mejorar la calidad de vida de poblaciones en todo el mundo, de acuerdo a la iniciativa Global Caring Month.

poderydinero.mx

vsb@poderydinero.mx

@vsanchezbanos

LEAVE A REPLY