Por Víctor Sánchez Baños

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, amenaza a México con imponer aranceles a partir del miércoles 5 de junio del 5% a todos los productos importados. El incremento será sostenido: julio 10%, agosto, 15%; septiembre 20% y octubre 25%.

Acusa a nuestro país de aprovecharse del Tío Tom, algo parecido a Speedy González, un ratón que siempre se burlaba del gato estadounidense. Sin embargo, la realidad es otra. Hay una interacción e interrelación desde los años cincuentas que deja beneficios económicos a ambos lados de la frontera. Incluso es mayor el beneficio de empresarios estadounidenses.

Los aranceles dejarán daños a nuestra economía por más de 4 mil millones de dólares en junio, 10 mil millones de dólares hasta casi 100 mil millones a octubre. Estas cifras no están relacionadas al aumento porcentual, sino al flujo de mercancías hacia el vecino del norte.

Sin embargo, la decisión afectará a los consumidores estadounidenses, quienes al final de cuentas necesitan esos productos y tendrían que pagar el costo agregado de la política de Trump, quien pide el freno al flujo migratorio y el tráfico de drogas. Son metas imposibles de lograr. Entrampan las sanas relaciones.

poderydinero.mx

vsb@poderydinero.mx

@vsanchezbanos

LEAVE A REPLY