Por Víctor Sánchez Baños

Hace un año ocurrió el mayor robo bancario de la historia del país. Más de mil millones de pesos fueron saqueados por hackers del Sistema de Pagos Electrónicos Interbancarios, SPEI. Hasta el momento no hay detenidos, ni culpables. Los seguros cubrieron el monto de lo robado.

Oficialmente, el Banco de México dijo que se trató “de envíos irregulares”. En un principio se pensó en trabaja de ataques cibernéticos de países como China o Corea del Norte. Sin embargo, quedó claro que se trataba de mexicanos. No se logró seguir la pisa, ya que las cuentas donde se depositaba el dinero era a diferentes personas que acudían a retirar el dinero a sucursales.

No sólo se atacaron bancos, sino casas de bolsa y otros actores del sistema de pagos. La vulnerabilidad del sistema de pagos, es atacada cuando menos unas 5 mil veces al año. Esos ataques tienen éxito de solo un 0.002% Sin embargo, los montos no son importantes para dañar el sistema de pagos.

En todos los casos no hay culpables. El 80% de los ataques viene del extranjero. Pero, el sistema sigue muy vulnerable.

poderydinero.mx

vsb@poderydinero.mx

@vsanchezbanos

LEAVE A REPLY