Por Víctor Sánchez Baños

 

Recientemente acudí a una reunión con médicos cubanos asociados al laboratorio mexicano Pisa, para analizar los efectos de la diabetes y los casos de “pie diabético”. Las cifras sobre los estragos en la economía familiar y del sector salud, independientemente de la moral familiar, son catastróficos.

La Úlcera del Pie Diabético es una de las complicaciones más frecuentes de la diabetes junto con la Hipertensión Arterial, la Enfermedad Renal Crónica, así como los Eventos Cerebrovasculares y Cardiovasculares, respectivamente.

Las cifras de la Encuesta Nacional de Nutrición y Salud (Ensanut 2016) revelan que 1 de cada 4 personas que viven con diabetes, desarrolla complicaciones en sus pies en algún momento de su vida. Las cuales, de no ser atendidas oportuna y adecuadamente, pueden derivar en amputaciones.

La diabetes es una de las enfermedades que más aquejan a los ciudadanos de México y el mundo. De acuerdo con datos de Ensanut 2016, en nuestro país se diagnostican más de 100 mil nuevos casos por año; la Secretaría de Salud reportó que sólo en 2018 se dieron 109 mil muertes a consecuencia de diabetes descuidadas.

Es claro que la diabetes es una enfermedad que se ha convertido en la epidemia más devastadora de la humanidad en el mundo occidental y fundamentalmente en México. Los hábitos alimenticios y la falta de ejercicio desde muy temprana edad, convierte a más de un 60% de mexicanos en obesos; un detonante de la diabetes.

Independientemente de los costos en el sector salud mexicano, que se estiman en más de 125 mil millones de pesos anuales, una cantidad superior al doble es lo que gastan los enfermos en forma particular. Económicamente más de 400 mil millones de pesos gastamos los mexicanos para atender la enfermedad y casi nada en prevenirla.

poderydinero.mx

vsb@poderydinero.mx

@vsanchezbanos

LEAVE A REPLY