Por Víctor Sánchez Baños

En un análisis sobre las pérdidas económicas, horas ser humano, estrés y enfermedades, realizado por la Asociación Mexicana del Transporte y Movilidad, que encabeza Jesús Padilla Zenteno, suman más de 60 mil millones de pesos anuales y más de 33 millones de horas trabajador desperdiciadas.

Los congestionamientos, tienen diversos orígenes que van desde el desorden que impera en el país derivado de los intereses políticos y económicos de los gobernantes en turno. Muchos de éstos tienen taxis, microbuses y camiones de pasajeros. Para darles libertad, no les imponen reglas de urbanismo para que pueda fluir el tránsito. Se ven a camioneros usar hasta cinco carriles (cuando los hay) para subir o bajar a los pasajeros.

Sin embargo, ese desorden en la movilidad de los pasajeros no sólo genera pérdidas económicas y en horas de trabajo desperdiciados, sino que influye en la desarticulación familiar ya que los padres, que trabajan, pasan más tiempo en el transporte de pasajeros que en compañía de sus familias.

Asimismo, no tienen el suficiente tiempo para realizar otras actividades con remuneración y que ayude a mejorar el nivel de vida de los miembros de sus familias.

Por si fuera poco, los congestionamientos también acarrean costos a nivel salud pues la mala calidad del aire cuesta 20 mil vidas al año. El gobierno federal, a través del titular de la Semarnat, Rafael Pacciano, se comprometió a aportar de 160 millones de pesos para la renovación de unidades de transporte público. Esto, simplemente no ha ocurrido, lo que la declaración de Pacciano, el año pasado, fue una mentira.

Poderydinero.mx

vsb@poderydinero.mx

@vsanchezbanos

 

LEAVE A REPLY