Por Víctor Sánchez Baños

La Comisión Reguladora de Energía, bajo el liderazgo de Guillermo García Alcocer, se convirtió de un ente regulador y promotor de incrementos en precios de la energía, la mayoría de ellos sin justificación técnica, sino protección de las utilidades de los poderosos grupos de gaseros, por una parte, e incrementar la captación fiscal del gobierno federal.

La información que sirve de base para incrementar los precios de gas, electricidad e incluso de los combustibles para vehículos, los guarda el gobierno como secreto de seguridad nacional. No quieren justificar técnicamente esos incrementos, que son totalmente inflacionarios, debido a que “no tienen justificación” más que convertirlos en “recaudatorios”.

Un tema en especial, que se encuentra a discusión en la Cámara de Diputados, es el incremento del gas LP que es el que se vende en tanques portátiles y que se consume en el 80% de los hogares del país.

El precio de este energético se ha incrementado más de 50% en cinco años, pues según cifras de Pemex, el promedio ponderado nacional del litro de gas LP en cilindro subió de 12.94 pesos durante 2013 a 19.99 pesos a mediados de enero de 2018.

A principios del 2017, particularmente en enero, el precio promedio nacional del gas era de 15.05 pesos por kilogramo y en los primeros días del 2018 fue de 19.56 pesos, situación que continúa agravándose en detrimento de la economía familiar.

Para el CRE, el costo promedio del hidrocarburo que debieron pagar los consumidores en el mercado mexicano osciló los 15.05 pesos por kilogramo en enero de 2017 y en lo que va de 2018 ya fluctúa en los 20 pesos.

 

poderydinero.mx

vsb@poderydinero.mx

@vsanchezbanos

LEAVE A REPLY