Por Víctor Sánchez Baños

En todas las zonas pesqueras del país la antigüedad de la flota mexicana tiene un promedio de 50 años, según estudios de la Cámara de Diputados. Este problema demanda que se reemplace aunque las inversiones sean muy altas. Es urgente inyectar recursos para fomentar la industria y construir barcos.

En México no hay astilleros que puedan llenar las necesidades de los sectores pesqueros a pesar que por cada empleo directo que se genera en los puertos, se crean siete indirectos. Es considerado el porcentaje más alto que se registra a nivel industrial en el país. Significa que hay una gran derrama económica; la industria naval puede traer muchos beneficios al país y a producir muchas fuentes de empleo, lo que nos urge al país.

El gobierno federal, de la mano del Poder Legislativo, no genera incentivos fiscales para la fabricación de barcos. Prefieren redactar impuestos a estímulos para generar empleos y riqueza.

Realmente no existe cabotaje en el país y se desaprovechan miles de kilómetros de nuestro mar patrimonial para explotar su pesque. Es más, se deja esa industria en manos de naves de otras naciones, como Japón, Corea y China, que incursionan ilegalmente en nuestro territorio.

La pesca, es un sector abandonado a pesar de ser una fuente inagotable de empleo y riqueza. Lástima que la capital del país no está en un puerto. Las cosas cambiarían.

Poderydinero.mx

vsanchezbanos@gmail.com

Twitter y Facebook: vsanchezbanos

LEAVE A REPLY