Las tormentas hacen que los árboles tengan raíces profundas
–  Dolly Parton, 1946-, cantante country y actriz estadounidense

#Corrupción #Morena #Sheinbaum #CarlosImaz #ColegioRebsamen #AMLO #FianzasCDMX #MM #GraciasMéxico!!

Por Víctor Sánchez Baños

Una vez más, la historia se repite. Treinta y dos años después, exactamente un 19 de septiembre, la naturaleza nos llama la atención sobre un ancestral mal endémico que agobia a nuestra clase administrativa: la corrupción. De acuerdo a ingenieros estructuristas, con quienes platiqué en los últimos días en las zonas de desastre en la Ciudad de México y algunas poblaciones de Morelos, que visité el domingo pasado, las edificaciones que se dañaron y las que se desplomaron, fueron autorizadas mediante un “moche”, una dádiva entregada a la burocracia para que “autorizaran” la construcción. Nunca acudieron inspectores a revisar la calidad de la construcción, ni mucho menos para hacer pruebas. Escuelas, oficinas, edificios y casas, recibieron el “palomazo”, aunque bajaran la calidad de los materiales de construcción. Así se sencillo. Pero, ahora vimos muchas iglesias que fueron dañadas por el sismo. En este caso necesitamos hacer un paréntesis. Muchas son monumentos históricos y no reciben atención estructural por dependencias de la Secretaría de Cultura, que encabeza Cristina García Cepeda. Seguramente no estaba en su radar de necesidades, ya que el presupuesto de esa dependencia es minúsculo. Pero, las delegaciones no se atreven a meterse con los asuntos de la Iglesia y prefieren hacerse de la vista gorda, a ver si así logran expiar los pecados de la corrupción. Así vemos que este sismo, como el ocurrido en 1985, escupen de los escombros las pruebas de la corrupción a lo largo de décadas. No es un asunto de gobiernos partidistas. De todos los partidos, PRI, PAN, PRD, MORENA y quienes hayan estado en el poder, se han manchado por la corrupción e hinchado los bolsillos de dinero. A pesar que muchos de los políticos nadaron de a muertito en los días posteriores al sismo, no sacaron la cabeza, no escaparon de la crítica pública. Una vez más la sociedad demuestra el hartazgo de una clase política, cuyas espaldas recaen las muertes de 10 mil mexicanos en el 85 y medio millar en el 17.

PODEROSOS CABALLEROS: Quien no puede dormir, y no precisamente por las réplicas de los sismos o por los muertos en su demarcación, es Claudia Shienbaum, delegada en Tlalpan. Atrás de ella está su esposo Carlos Imaz, quien también fue delegado en Tlalpan en 2003, quien dejó el puesto en la administración de Andrés Manuel López Obrador, por los video escándalos. Sele atrapó recibiendo dinero, pero al final de cuentas no se fue a la cárcel como ocurrió con otro lopezobradorista, René Bejarano, o el secretario de Finanzas del Peje, Gustavo Ponce. Resulta que Claudia es la principal responsable de la supervisión de inmuebles en su demarcación. El colegio Rébsamen por “sospechosas” razones no se hicieron las revisiones al inmueble, que ahora sabemos tenía deficiencias estructurales como la construcción de una pesada vivienda sobre el auditorio y las columnas huecas, lo que la convirtió en un ataúd. Claudia quiere ser gobernador de la Ciudad de México, pero estos antecedentes, deberán pesar en la decisión del electorado.

AL FINAL DE CUENTAS: Ya que estamos en el tema de la ciudad de México, es momento para analizar las finanzas de la capital del país, que gobierna Miguel Mancera. Según Fitch Ratings, luego de analizarla colocación de certificados bursátiles por 2,000 millones de pesos, entre inversionistas bursátiles, Mancera se encuentra por debajo del techo de endeudamiento autorizado por el Congreso por 4,500 millones. La calidad crediticia es la más altas del país, AAA (mex). Sin embargo, a pesar que Fitch no anticipa factores que puedan derivar en un cambio en la calificación en las emisiones, es claro que el sismo provocará que se destinen recursos adicionales para la reconstrucción. Aún no se establecen mecanismos financieros para tal objetivo, pero se espera que esto se concrete en los próximos días.

RESPONSABILIDAD SOCIAL CORPORATIVA: Las muestras de solidaridad no sólo se dan en la Ciudad de México, sino materialmente en todo el país. Desde Baja California hasta Yucatán, camiones cargados con toneladas de ayuda a las víctimas del macrosismo. Desde el esfuerzo de un humilde campesino, hasta el de los grandes empresarios de México y el mundo, ¡gracias!

Poderydinero.mx

vsb@poderydinero.mx

@vsanchezbanos

LEAVE A REPLY