Me hagas preguntas que no te diga mentirillas
– Oliver Goldsmith, 1730-1774; escritos anglo-francés.

Por Víctor Sánchez Baños

La investigación que inicio el Departamento de Justicia de Estados Unidos, en la administración de Brack Obama, sobre la empresa brasileña Odebrecht, está envuelta a intrigas, acuerdos en lo oscurito y rencillas políticas. Tiene una carga de corrupción que puede destapar a miles de empresas de ese tamaño, que también hayan sobornado a políticos de varios continentes y aún no se investigan. Suena como el contenido de una novela de política y negocios, donde los empresarios corrompen con facilidad a políticos deseosos de ser corrompidos. El escándalo de la empresa propiedad de Emilio Odebrecht, salpicó a burócratas de 12 naciones: Angola, Argentina, Colombia, Ecuador, Estados Unidos, Guatemala, México, Mozambique, Panamá, Perú, Dominicana y Venezuela, en los últimos 20 años. También hay políticos brasileños, pero la fiscalía de ese país llegó a acuerdos con varios países, incluidos México (en el gobierno de Enrique Peña Nieto) para no involucrar en las pesquisas a los burócratas cariocas. Presidentes, gobernadores y directores de empresas gubernamentales, recibieron “propinas” millonarias concertadas del propio Emilio. El mecanismo era simple: se acercaban a quienes otorgaban concesiones gubernamentales para la construcción de infraestructura y en el área petrolera, para obtener multimillonarios contratos. Emilio heredó la habilidad siniestra de sus antepasados que negociaron con la dictadura militar brasileña y obtuvieron contratos sobornando a militares en el poder brasileño. México, en las investigaciones que llevan años, se mantuvo bajo secreto e incluso las pesquisas se congelaron para no tocar a funcionarios de Pemex, donde se involucró en medios a su exdirector Emilio Lozoya, e incluso a los expresidentes Felipe Calderón y Peña Nieto. El actual Fiscal General, Alejandro Gertz, afirmó que en 2 meses ese caso se judicializará; se investigará caiga quien caiga. Ya veremos. Hay una deuda de transparencia con los mexicanos.

LA GUARDIA NACIONAL ya trabaja con intensidad. Sí tendrá un mando militar, por la disciplina castrense y preparación estratégica. La mayoría del personal de ese cuerpo, viene del Ejército y la Armada. Tendrán las mismas condiciones laborales que sus similares en la milicia. Al mismo tiempo, son entrenados en el manejo del delito dentro del marco jurídico que orfece la Ley Reglamentaria de ese instituto. El general Luis Rodríguez Bucio, director de la GN, ya esta interiorizado en la organización y limitaciones. Serán el apoyo a Gobernadores y Alcaldes para luchar contra criminales del fuero común, como extorsionadores, secuestradores y otros delincuentes que asolan a la ciudadanía, independientemente de los narcotraficantes. Ya están operando y será, en pocos años, un organismo totalmente civil.

DINERO

ALFONSO ROMO es una garantía en el primer círculo del presidente Andrés Manuel López Obrador. Se convirtió en el interlocutor entre el sector privado y el líder del Ejecutivo. Como Jefe de la Oficina de la Presidencia, Romo no es “monedita de oro”. El círculo rojo de AMLO lo ve con desconfianza ya que se convirtió en el “Pepe Grillo” de la 4ª Transformación, a fin de impulsar la economía mediante la inversión. Es buena noticia que se mantenga en ese primer círculo presidencial.

RESPONSABILIDAD SOCIAL CORPORATIVA: Alfredo Phillips Greene, director de asuntos corporativos de Torex Gold Resources y presidente del Clúster Minero de Guerrero ahora también será líder de la Mining Task Force, de la Cámara de Comercio del Canadá en México. Deberá ser un engrane entre empresas y gobierno para impulsar al sector que se desplomó 8.2% en la producción en el primer trimestre. El oro, principal mineral extraído por los canadienses en cayó 23.5% en un año.

poderydinero.mx

vsb@poderydinero.mx

@vsanchezbanos

LEAVE A REPLY