Hay una manera de contribuir a la protección de la humanidad, y es no resignarse.
– Ernesto Sábato (1911-2011) Escritor argentino.

Por Víctor Sánchez Baños

En las grandes culturas universales, los sabios no eran las generaciones nuevas. Por razones obvias no cuentan con la experiencia suficiente para tener el conocimiento “universal”. Por ello, los ancianos eran venerados como sabios. Su experiencia es invaluable.

Sin embargo, algunos dueños del “conocimiento” convierten al anciano en un estorbo que tiene que ser desplazado para ocupar sus plazas o simplemente para no pagar el precio financiero del conocimiento.

Un viejo, de acuerdo a las páginas de los anuncios oportunos, es aquel que tenga más de 35 años. Un anciano, quien le rasca los 50 años de edad. Entonces personajes de gran conocimiento y éxito, simplemente ya deberían estar jubilados y desplazados.

Contradictoria la política laboral que amplía los años de trabajo para evitar el pago de pensiones, pero por otra parte no hay empleo para aquellos que tienen más de 50 años

Es más, desde las catedrales del conocimiento mexicano, la discriminación al viejo es cotidiano. Un caso escandaloso es el de la Universidad Autónoma Metropolita tiene varios frentes abiertos en vísperas de la sucesión de la rectoría general.

La cuestionada interpretación a su legislación interna respecto a que funcionarios y académicos deben dejar su cargo por cumplir 70 años, violando el artículo primero constitucional. Ante esto, por primer vez, demandaron a la UAM por discriminación por parte de Carlos Pallán, reconocido investigador que fue cesado de sus funciones honorarias de la Junta Directiva de esa Universidad por cumplir siete décadas de edad.

Salvador Vega, rector general y Norberto Manjarrez, su secretario general, y sus amigos enquistados en esa institución durante sus 4 años de gestión despilfarran el presupuesto y mantienen una telaraña nepotista con esposas, amantes, hermanos, hijos, primos, yernos, cuñados y amigos quienes fueron contratados en la UAM.

Vega no ha podido aclarar el destino de más de 253 millones de pesos, denunciado por la Auditoría Superior. Pero está más preocupado por quitar a los sabios para no ser cuestionado por sus desfalcos que debería ser investigados por la PGR.

PODEROSOS CABALLEROS: Dos casos que llaman la atención de esa sofisticada clase política que vive en medios de lujos producto de dinero del pueblo. El proceso de desafuero del diputado Tarek Abdalá, es acusado por el gobierno de Miguel Ángel Yunes de un daño patrimonial a Veracruz por 23 mil 158 millones de pesos y algunos centavitos. Quien lleva el análisis del expediente, el presidente de la Sección Instructora de la Cámara de Diputados, Ricardo Ramírez, asegura que es tal la cantidad de información que envió Yunes, que al abrirla mucha es paja. No se trata de enviar toneladas de papeles para hacer parecer que es un asunto “choncho”. Si Abdalá se robó mil pesos o causó un daño patrimonial del tamaño que sea, debe ir a la cárcel. De acuerdo al análisis de los opositores al PRI, estiman que la responsabilidad del legislador del gobierno de Javier Duarte, cuando menos es responsable de causar daño patrimonial por 250 millones de pesos. Un mundo de dinero, al fin. *** En cambio la gobernadora de Sonora, Claudia Pavlovich, no se anda por las ramas para llevar a la cárcel a funcionarios de la administración panista de Guillermo Padrés. Con la documentación suficiente y sin abultar mediáticamente los montos, va tras los saqueadores de las arcas estatales, encabezados por el exgoberandor azul. *** Las respuestas a su enriquecimiento inexplicable del candidato del PAN a la gubernatura de Coahuila, no convencen ni a sus hijos. Guillermo Anaya, busco mediante publicidad encontrar tribunas. Le salió caro, pero en vez de acusar de difamación a quienes lo acusaron de tener una fortuna depositada en el extranjero, prefirió eludir. La verdad es que necesitamos que estos casos tengan vista, ganen o pierdan, el MP. En época de elecciones conocemos a nuestros políticos.

AL FINAL DE CUENTAS: Fitch Ratings aumento la calificación del gobierno del panista Enrique Reina, en San Luis Río Colorado, Sonora, al mejorar el ahorro interno, mantener una posición de liquidez fuerte, la cual se refleja en un fortalecimiento en la disponibilidad de efectivo líquido como en el descenso de los niveles de pasivo circulante y no incrementar el pasivo, que se ubica en 107.6 millones de pesos.

RESPONSABILIDAD SOCIAL CORPORATIVA: Once empresas de León, Guanajuato, entidad gobernada por Miguel Márquez, recibieron el distintivo ambiental 2017 del Ayuntamiento por sus prácticas en pro del medio ambiente. Ahorro de energía, disminución en emisión de combustibles, manejo responsable de residuos y baja en consumo de agua están entre las principales acciones de estas empresas. Laura Muñoz, representante de Botas Caborca, que obtuvo el distintivo oro, resaltó que estas acciones además de contribuir con una mejora ambiental se traducen también en ahorros, por lo que llamó a otras empresas a implementar estas medidas.

poderydinero.mx

vsb@poderydinero.mx

@vsanchezbanos

LEAVE A REPLY