La envidia es una declaración de inferioridad.
– Napoleón I (1769-1821) Napoleón Bonaparte. Emperador francés.

Por Víctor Sánchez Baños

El menosprecio de la clase política hacia el electorado es cínico. En las campañas electorales que se disputan las gubernaturas de Coahuila, Nayarit y el Estado de México, así como cientos de posiciones de poder y dinero, son una montaña de cieno, mentiras y rencores.

La obsesión por el poder tiene una sola justificación: apoderarse de casi 3 billones de pesos de los presupuestos de esos gobiernos, las alcaldías y los congresos locales. Una cantidad nada despreciable para quienes utilizan ese dinero para obras, se roban otra parte y el resto lo destinan para tejer redes políticas de complicidad.

No hay político que no piense en ello, ni el “pulcro” Andrés Manuel López Obrador quien lleva en su equipo a connotados delincuentes electorales, políticos y saqueadores presupuestales.

Pero, la culpa no sólo la tienen estos políticos sino las leyes que ellos aprueban y que les ofrecen a los ladrones puertas de salida; impunidad, pues. Deben existir políticos honestos; conozco algunos, muy pocos, pero mi desconfianza es tal que no metería las manos al fuego por ellos.

En las últimas campañas los candidatos, asesorados por costosos charlatanes electorales plantados en lujosos despachos con parafernalia digna de una película de George Lucas, inundan nuestra intimidad con mensajes a nuestros teléfonos privados y celulares; se atacan con denuncias que ameritan darle cuenta al Ministerio Público para que persiga a esos políticos delincuentes; no se comprometen para aniquilar la corrupción y acabar con los privilegios del poder político; ninguno juró poner orden y generar respeto, mediante las leyes, entre sus gobernados.

Es triste ver el raquitismo intelectual, moral y de valores de la clase política en tiempos electorales. El panorama es peor, cuando el clima es de paz política, ya que todos (de todos los partidos) se vuelven cómplices en el silencio.

PODEROSOS CABALLEROS: A propósito, el junior multimillonario al amparo del poder, Armando Echevarría, del PAN, no acudió al debate que por ley obliga a los candidatos por el gobierno de Nayarit. Así de fácil, no cumple con un ordenamiento jurídico. Aunque no tenga sanciones, es claro que no acude ante el temor de ser cuestionado sobre el origen de su fortuna o la de sus padres (quienes siempre se han dedicado a la política y a raíz de ésta, se convirtieron en prósperos empresarios). *** Andrés Manuel prometió nota a los medios sobre los comicios del Estado de México donde denunciaría “actos” ilícitos del PRI en la campaña por la gubernatura. Todo resultó una Cocacola sin gas. Nada más agua negra. ¿Algún pajarito le dice al oído de El Peje que su candidata Delfina Gómez, perderá? Quizá ese pajarito esté encerrado en una jaula de oro en Tepepan, al sur de la Ciudad de México. *** Un amigo mío, Javier Velásquez, abogó por la administración de Enrique Solana, al frente de la Concanaco. Recientemente, Juan Carlos Pérez Góngora acusó a Solana de recibir recursos del INADEM, para que los socios de ese organismo empresarial recibieran tablets, para “modernizarse”. De acuerdo a Solana se gastaron 1,798 pesos en la Tablet, 299 en software, 2,988 en internet y 715 pesos en capacitación. Según Pérez Góngora, el costo real es de 2,388 pesos. De acuerdo a Solana, todo está plenamente justificado. Esto lo publicamos como aclaración a lo publicado al respecto en días pasados. Ahí, están los datos para el juicio de los miembros de la Concanaco. *** Después de 5 días de paro, finalmente fue desalojado de la mina Hércules, el grupo de trabajadores simpatizantes de Napoleón Gómez Urrutia, líder del Sindicato Minero, que había impedido las operaciones en dicha instalación. El pueblo de Hércules se manifestó contra el paro debido a que sus 7 mil habitantes tuvieron problemas con el suministro de agua y electricidad, debido a que dichos servicios eran suministrados por AHMSA, de Alonso Ancira, propietaria de la mina.

AL FINAL DE CUENTAS: Al cierre de 2016, la deuda de largo plazo del municipio de Mexicali, Baja California, gobernado por el panista Gustavo Sánchez Vázquez, fue de 1,091.2 millones de pesos, un nivel elevado de pasivos en el país. Aunado a lo anterior, avala la deuda del consejo de urbanización municipal, organismo descentralizado, cuyo saldo fue de 65.7 millones de pesos al cierre de 2016. A pesar de ello, Sánchez Vázquez tiene suerte de contar con participaciones federales elevadas, a pesar de que su captación de ingresos propios es pobre.

RESPONSABILIDAD SOCIAL CORPORATIVA: Como parte de las acciones por el establecimiento de su planta en San Luis Potosí, BMW que preside en México, Hermann Bohrer, acordó con la Universidad Autónoma de San Luis Potosí, para impulsar la participación de la sociedad en los programas de educación en áreas como obras, desarrollo humano, social y económico, espacio vivo, diseño urbano e ingeniería.

Poderydinero.mx

vsb@poderydinero.mx

@vsanchezbanos

vsb@poderydinero.mx

LEAVE A REPLY