América Móvil (AMX.L)
Transición a TI, de operadora pura de telecomunicaciones

América Móvil (AMX) llevó a cabo ayer miércoles su reunión anual con inversionistas y analistas (Investor´s Day) en la Ciudad de México. Estas son las principales conclusiones:

Más que una simple operadora de telecomunicaciones. En los últimos años, AMX ha invertido en modernizar su red para mejorar su capacidad de datos. Esta medida debería preparar a la operadora para demandas futuras y permitirle expandirse en un negocio que considera que el mercado corporativo valorará de cara al futuro (es decir, internet de las cosas, computación de nube, alojamiento de sitios web y correo electrónico, inteligencia artificial, analítica de grandes bases de datos). A medida que AMX pretende convertirse en algo más que una simple operadora de telecomunicaciones, esta estrategia significa que la compañía comenzará a competir con compañías de internet ya asentadas, como Google y Amazon.

¿Próxima regulación favorable? La Suprema Corte de Justicia de la Nación decidió que el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) es la autoridad competente para establecer las tarifas de interconexión en México. Como consecuencia, Telcel está expuesta actualmente a un entorno 100% de telefonía asimétrica, y la administración considera que el IFT podría fijar unas tarifas asimétricas de 35% a partir de 2018, lo cual significaría un aumento de 0.7 p.p. a los márgenes. Asimismo, la actual separación estructural podría acelerar la concesión a AMX de la licencia de TV de paga, lo cual podría añadir aproximadamente 4% a los ingresos consolidados una vez que alcancen la madurez.

Lo peor ya ha pasado. Aunque AMX no ofreció metas formales, la operadora espera un mayor crecimiento futuro de los ingresos (vs. +1% anual excluyendo las fluctuaciones cambiarias desde 2013) y menores presiones a los costos, con una menor inflación en Latinoamérica, lo cual sugiere mayores márgenes. Estas perspectivas coinciden con nuestros estimados, pero el presupuesto del capex de US$7,500 millones (vs. US$8,200 millones en 2016) podría no ser sostenible a largo plazo, tomando en cuenta la creciente demanda de datos y las inversiones necesarias en tecnología 5-G en 2020, o incluso antes.

Reducción del apalancamiento y dividendos. Las dinámicas del flujo de efectivo deberían mejorar y reducir el apalancamiento (la razón deuda neta/EBITDA objetivo es de 1.5x, vs. 2.0x actualmente). Como consecuencia, las distribuciones a los accionistas podrían más que duplicarse a aproximadamente P$38,000 millones a partir de 2019 (vs. P$15,000 millones en 2016), o 3.7% de la capitalización de mercado. Incorporamos estas expectativas en nuestros cálculos, aunque sólo implican modestas revisiones a nuestros estimados; reiteramos nuestra recomendación de Neutral para las acciones de AMX.

LEAVE A REPLY